Fonta lateral dereito. setembrooo 2017
Fonta lateral esquerdo. setembrooo 2017

Jornada de puertas abiertas en la ganadería asturiana Pericón

/media/files/_versions_/files/uploads/noticia/robot_100_body.jpg
20.12.2011

La ganadería Pericón, situada en el lugar de Villajulián, es desde hace aproximadamente un mes y medio la primera explotación de la comarca asturiana de Tineo con ordeño robotizado. La responsable del cambio es la empresa LC Los Corrales de Buelna, que desde el 2007 está transformando los sistemas de ordeño de toda la cornisa cantábrica, poniendo a disposición de los ganaderos soluciones innovadoras y de alta tecnología que mejoran las condiciones de trabajo y la situación económica de los mismos.

Índices de producción

Actualmente, en esta granja tinetense hay 56 vacas en ordeño para una cuota de 668.000 kilos. Desde que comenzaron a utilizar el robot, su media de producción se sitúa en los 32,5 litros por vaca y día y hacen una media de 175 ordeños al día, es decir, un promedio de tres extracciones por vaca. De este modo, el tiempo diario de descanso del robot se sitúa en seis horas y 10 minutos.

La opinión del ganadero

El propietario da explotación, José Manuel Pérez, dice que desde que emplea el robot su media de producción ha aumentado 5 litros por vaca y día, ha bajado el porcentaje de grasa y se ha mantenido el de proteína. También afirma que del total de hembras en lactación, 12 hacen más de cuatro ordeños al día y 21 más de tres.

La adaptación a las nuevas tecnologías ha sido muy fácil. El propio José Manuel declaraba el día de la visita que su padre, sin haber encendido nunca un ordenador, ya es capaz de obtener los datos básicos de producción después de haber interiorizado las nociones básicas del programa informático que controla el robot y que proporciona información muy útil para el control de la explotación, como los celos, el análisis de la rumia, posibles mamitis o fallos en el ordeño.

Otra de las ventajas del robot, desde el punto de vista de los quehaceres diarios en la granja, es el ahorro de tiempo que supone: dos horas de trabajo por la mañana y una por la tarde. Precisamente, esta economía del tiempo fue lo que le permitió a José Manuel “ver el clásico Madrid-Barça”, según él mismo comentaba anecdóticamente el día de la visita.

Enviar a un amigo
Proxecto desenvolto por: Transmedia Comunicación