Fonta lateral dereito. setembrooo 2017
Fonta lateral esquerdo. setembrooo 2017

Pöttinger, la consagración del servicio al agricultor

/media/files/_versions_/files/uploads/noticia/a_foto_100_body.jpg
11.09.2012

11.09.2012. El pasado 28 de agosto, la sede central de Pöttinger, situada en la localidad de Grieskirchen (Austria), se convertía en un hervidero de distribuidores y prensa especializada que acudían al ya clásico Día Internacional Pöttinger para conocer de primera mano los nuevos productos desarrollados por la empresa, así como el informe económico del último ejercicio. 

En el acto de bienvenida a los 800 invitados que ese día se congregaron en Grieskirchen, los hermanos Heinz y Klaus Pöttinger, actuales directores ejecutivos, hicieron hincapié en que el éxito es el nexo común entre todos los socios de la compañía. No en vano, su eslogan corporativo reza Más éxito con Pöttinger. Destacaron también que el 2011 fue el mejor año para la empresa desde su fundación, en 1871.

El ejercicio 2011-12 se cerró con un volumen de ventas de 282 millones de euros, lo que supone un aumento del 20% con respecto al año anterior y un nuevo récord de facturación.

Las cifras demuestran que Pöttinger está muy arraigada en Austria. El mercado nacional no solo sigue siendo uno de los más potentes sino que las ventas se incrementaron este año un 16% con respecto al ejercicio anterior.

No obstante, el progresivo proceso de internacionalización hizo posible que este ejercicio la empresa alcanzase una cuota de exportación del 83%, lo que se traduce en 235 millones de euros. Por países, Alemania supone el mercado individual más fuerte (24%), seguido de Austria (17%) y Francia (12%). Los cinco países en los que más se incrementaron las ventas con respecto al año anterior fueron Alemania (25%), Francia (32%), Austria (16%), Polonia (26%) y Suiza (21%). Heinz Pöttinger también subrayó durante la presentación del informe económico la gran expansión de la compañía en ultramar, de donde ya proviene un 6% de la facturación total. 

Actualmente, la firma austríaca cuenta con filiales en Alemania, Francia, Suiza, Italia, Canadá, República Checa, EEUU, Australia, Ucrania, Rusia, Reino Unido e Irlanda. En España, Durán Maquinaria Agrícola es el importador exclusivo de los productos de Pöttinger desde 1993.

Dentro de la división técnica agrícola, la sección de forraje copa el mayor volumen de ventas (66%), seguida de la sección de cultivo de la tierra (23%). La línea de pintura también supone un importante nicho de negocio (3% de la facturación), ya que, aparte de la cubierta de sus propias máquinas, pintan productos para otras marcas bajo sus correspondientes especificaciones.

 

Filosofía empresarial definida

Estas excelentes cifras de negocio y las todavía mejores perspectivas que los hermanos Klaus y Heinz Pöttinger tienen para el futuro -esperan superar un crecimiento del 30% en el próximo ejercicio- son posibles gracias a una serie de valores que dan lugar a una filosofía empresarial muy definida y que se representan en las cuatro hojas del trébol corporativo símbolo de Pöttinger.

La dedicación de los importadores y la proximidad con el cliente, el desarrollo de productos sostenibles e innovadores, que le brindan al agricultor calidad y estabilidad en el tiempo, junto a la eficacia de costes y eficiencia constituyen los principios necesarios para garantizar el éxito. Actualmente Pöttinger es líder mundial en remolques autocargadores y líder en Austria en el cultivo del suelo.

La adaptación máxima de la máquina al suelo es una de las actuales líneas de desarrollo de la empresa. Este principio igual se aplica a segadoras que a rastrillos o autocargadores. Los equipos de forraje de Pöttinger no introducen ningún tipo de suciedad en los alimentos.

Demostración en campo

Aparte de la exhibición estática que se desplegó en el exterior de la sede central de la empresa, importadores y prensa internacional tuvieron la oportunidad de asistir a una demostración sobre el terreno de las gamas de forraje, preparación y cultivo del suelo de Pöttinger. El sol de justicia que ese día acariciaba los campos de Grieskirchen fue testigo de la presentación de las nuevas máquinas, entre ellas la segadora trasera suspendida Novacat 352, el rastrillo hilerador lateral TOP 812 y la nueva grada rápica TERRADISC, las tres muy importantes para el mercado español.

Tour guiado por la fábrica y visita al centro tecnológico

Otra de las actividades del Día Internacional fue un tour guiado por la fábrica matriz de la compañía con el objetivo de conocer de cerca los procesos y técnicas que dan lugar a cada uno de los aperos de forraje y preparación del suelo de Pöttinger. La producción en Grieskierchen es del cien por cien de su capacidad y su estructura logística permite una gran flexibilidad que hace posible resolver siempre just in time.

Durante el recorrido, los distribuidores españoles tuvieron ocasión de contemplar las líneas de montaje de máquinas como los nuevos rastrillos henificadores HIT o los autocargadores JUMBO. También estuvieron en el gran edificio de logística, en el que se reciben y almacenan materiales y piezas que luego son utilizadas en la zona de producción. Desde allí también salen piezas con destino a otras fábricas y máquinas ya terminadas que se distribuyen por todo el mundo.

La zona de pintura es uno de los lugares de la fábrica que más atrae la atención. Cada pieza necesita entre 4 y 8 horas para completar el proceso. En Pöttinger aplican una pintura en polvo electromagnética que evita que las partículas se dispersen por el ambiente. Después, las piezas se introducen en un horno a 210 °C para finalizar el proceso.

El desarrollo de máquinas ligeras y de bajos costes, pero a la vez estables, robustas y capaces de proporcionar altos rendimientos es una de las líneas estratégicas más importantes de la empresa. Para lograrlo, Pöttinger dispone de un Centro de Tecnología e Innovación en Grieskirchen en el que existe un moderno departamento de pruebas donde simulan las condiciones de uso más duras de las máquinas y determinan los límites de carga.

De cada producto nuevo que desarrollan, se crea un prototipo que se hace funcionar al máximo para ver cómo resulta su comportamiento y cómo se van desgastando determinadas partes. De este modo, las máquinas que salen al mercado poseen un alto estándar de calidad. En el centro también se puede simular la vida útil de cada una de las máquinas, lo que aporta un ahorro de tiempo de hasta el 75% en comparación a un ensayo en el campo.

Visita a la fábrica de Vodnany

De modo complementario, el grupo español se desplazó hasta Vodnany (Rep. Checa), ciudad en la que Pöttinger tiene una planta de producción desde el año 2007.

Esta fábrica nació como respuesta al fuerte incremento de la demanda que se produjo en el año 2000. La capacidad de producción en la planta de Grieskirchen no era suficiente y la compañía se veía obligada a externalizar una parte del trabajo, con el consecuente incremento de los precios de venta.

La producción en Vodnany se centra en máquinas de laboreo del suelo: cultivadores SYNKRO, gradas rotativas LION, gradas rápidas TERRADISC y cuerpos de arados de vertederas SERVO (estos últimos son montados en la planta de Austria). También producen los chasis para las sembradoras TERRASEM, cilindros para las segadoras CAT y varios componentes para otras máquinas.

En estos cinco años las horas de trabajo se fueron incrementando hasta superar las 200.000 de este ejercicio y, en la actualidad, la fábrica se encuentra al 90% de su capacidad de producción.

Está en marcha un proyecto para construir dos nuevos edificios que albergarán, además del centro tecnológico, una zona de carga y logística y un departamento para envío just in time a las instalaciones principales de Austria.

Enviar a un amigo
Proxecto desenvolto por: Transmedia Comunicación