Fonta lateral dereito. setembrooo 2017
Fonta lateral esquerdo. setembrooo 2017

Semillas Fitó invierte en alta tecnología e I+D+i para ofrecer variedades de maíz y girasol resistentes a enfermedades

/media/files/_versions_/files/uploads/noticia/foto_semillas_fito_100_body.jpg
30.10.2012

Este año 2012 marcará un hito en la evolución de la división de Gran Cultivo de Semillas Fitó por la fuerte apuesta de la compañía en inversiones en la más alta tecnología a nivel mundial y en proyectos de I+D+i que ayuden a mejorar de forma rápida y eficaz el catálogo de variedades de maíz y girasol que ofrece. Un ejemplo de ello es el uso de marcadores moleculares para mejorar la selección y buscar variedades resistentes a enfermedades como el Cephalosporium, tan dañino en el cultivo del maíz en muchas zonas de España.

Semillas Fitó lleva ya más de dos décadas desarrollando un ambicioso programa de mejora varietal en maíz y girasol que ha dado sus frutos en variedades de maíz líderes. Para continuar en esta línea de mejora continua a lo largo del año 2012 se están afrontando toda una serie de inversiones importantes para la compañía: se ha firmado un acuerdo de colaboración con la empresa suiza DSP para desarrollar nuevas variedades en ciclos cortos de maíz; se están desarrollando diversas líneas de investigación en el campo de la biotecnología que faciliten la selección de variedades, permitiendo discriminar materiales que no sean resistentes a enfermedades, virus, etc.; se está consolidando la estrategia de mejora varietal por el sistema de Líneas Diplohaploides, que reduce un 30% el tiempo del proceso de mejora varietal; se ha adquirido la finca Las Casas de Barbens (Lleida), en la que se centralizarán todos los ensayos de mejora varietal de Gran Cultivo; y se están mejorando también las instalaciones de I+D+i de Don Benito (Badajoz).

El objetivo de estas inversiones es mejorar la oferta de variedades de Semillas Fitó para cultivos fundamentales como el maíz y el girasol, afianzando la posición de la compañía como uno de los líderes en estos cultivos. Esta política de inversión en I+D+i se refleja claramente en los resultados de la compañía y sólo en el primer semestre de 2012 las ventas de la división de Gran Cultivo han crecido un 35% en todo el mundo. El objetivo para el segundo semestre es consolidar esta cifra de crecimiento para todo el año.  

Estos buenos resultados son casi siempre sinónimo de variedades líderes en los distintos ciclos, que se van sumando a las que ya están consolidadas en las distintas zonas productoras. En este sentido, hay que destacar tres variedades nuevas, como son Atlas (ciclo 450), con muy buena producción y resistencia a caída; Calgary (ciclo 700), con un altísimo rendimiento y gran tolerancia a hongos de suelo y Cephalosporium; o BoleaYG (Ciclo 700), que incorpora la tecnología YieldGard que proporciona a las variedades de maíz resistencia a la plaga de los taladros (Ostrinia nubilaris y Sesamia nonagroides).

Acuerdo con DSP y proyectos de biotecnología

Uno de los hitos del año ha sido el acuerdo con la compañía suiza de semillas DSP, por el que se va a invertir conjuntamente en un programa de mejora de maíz cuyo objetivo es obtener variedades para los ciclos 200-300 FAO. Con esta colaboración, Semillas Fitó va a tener acceso a germoplasma precoz que permitirá ofrecer nuevas variedades tanto para la zona del norte de España como para los productores europeos. Este programa está en marcha y la evaluación de nuevos materiales se está produciendo en este último trimestre de 2012. Para coordinar esta fase del programa se ha contratado un nuevo mejorador, que se hará cargo de la buena marcha del proyecto.

A nivel de biotecnología existen varias líneas importantes de investigación. Semillas Fitó cuenta en Cabrera de Mar (Barcelona) con uno de los centros de biotecnología aplicada a semillas más importantes de Europa y en sus programas está aplicando las técnicas más avanzadas, para ayudar a que la mejora tradicional sea más eficaz, efectiva y se acorte el tiempo necesario para obtener una nueva variedad. En este sentido, se ha consolidado la búsqueda de nuevas líneas varietales por el sistema de Líneas Diplohaploides (LDH) que permite reducir en prácticamente un 30% el tiempo necesario para la fijación de líneas.

Por otro lado, junto con la Universidad de Bologna y a la compañía Ninsar (participada por Semillas Fitó), se están desarrollando marcadores moleculares que están implicados en el control de resistencia a Cephalosporium y al virus MRDV, lo que permite discriminar rápidamente aquellas líneas que no sean resistentes a enfermedades. En este sentido, también se ha iniciado una colaboración con el CSIC de Córdoba para estudiar la resistencia a Cephalosporium más profundamente. También se están desarrollando marcadores que están relacionados con la calidad de los granos (maíz superdulce, blanco y waxy).

Por último, se está realizando un análisis filogenético del germoplasma de maíz de Semillas Fitó usando una plataforma del “illumina” con 50.000 SNPs (marcadores moleculares), que es una herramienta muy útil para el mejorador a la hora de diseñar los cruzamientos. Esta avanzada tecnología es comparable a realizar una especie de radiografía del ADN de la planta, obteniendo toda la información genética que nos sirve para decidir cruzamientos, líneas varietales más interesantes, etc.

Inversiones en Barbens y Don Benito

Toda esta apuesta se completa con un nuevo centro de operaciones y logística de I+D+i para Gran Cultivo, que centralizará los ensayos de campo y que se va a situar en la finca de Barbens (Lleida), que estará totalmente operativa a finales de 2012. Esta explotación agraria cuenta con 135 hectáreas y unas instalaciones que se van a renovar completamente. Allí se van a poder realizar todo tipo de ensayos no sólo de líneas de mejora varietal, sino también de temas importantes como el estrés hídrico, la densidad de siembra, los tratamientos herbicidas, los tratamientos de la propia semilla, etc.

Para ello se cuenta con 100 ha de campos de ensayo, todas de regadío, en los que se va a instalar la tecnología más avanzada, tanto de riego por goteo como por aspersión, para poder controlar perfectamente las condiciones de humedad en las que se desarrolla cada ensayo. El objetivo es que Barbens sea el centro de referencia de la investigación en maíz en España y aporte conocimientos técnicos e información al equipo comercial y a los clientes de Semillas Fitó.

Por último, también se está invirtiendo en las instalaciones de I+D+i de Semillas Fitó en Don Benito (Badajoz), incluyendo un proyecto para crear un almacén refrigerado de semillas y mejoras en las instalaciones.

Todos estos nuevos proyectos tendrán sus frutos a corto, medio y largo plazo en forma de nuevas variedades comerciales, tanto para el mercado nacional como para los principales países productores a nivel internacional.

Enviar a un amigo
Proxecto desenvolto por: Transmedia Comunicación